27.1.08

No comemos vidrio

Ok. Con las perras está todo mal. Las odiamos, son muy trolas, etc, etc. Pero hay algo que aclarar: antes de los treinta (obvio, no soy tonta) preferible ser de las perras y no de las novias.
Veamos: A. Es más divertido, por supuesto. Es incomparable la sensación de salir con tu novio a bailar (puaj) todos los fines de semana (puaj e imposible), al vértigo que implica salir sin red, al levante. Ni punto de comparación. No saber con quién te vas a encontrar, revolear el culastro y ver que pasa alrededor es fantástico.

B. Las caras de las novias son imperdibles. Por supuesto que una buena perra es amiga (já) de sus novios. Una amiga ingeniosa, desprejuiciada y que encima la chupa como nadie. Una amiga que lo entiende de verdad, que no hace reclamos ni pone esa cara de traste y que a las tres de la mañana se quiere ir a dormir.

C. Si sos una perra de ley, podés hacer que la novia por momentos desaparezca del mundo. Ya sé que a la larga, bla, bla, pero antes de los treinta el a la larga bancátelo vos, que yo me conformo con un divertidísimo a la corta.

D. Ser perra alimenta el ego. Sentís ese poder, ese que es más fuerte que una yunta de bueyes. Y la carcajada es transparente, como campanitas, y el baile es importante, el perfume es sensual, ahhhhhh…..

Estaba buenísimo ser una perra. Hay momentos para todo y retirarse a tiempo es un logro inteligente. Pero quién te quita lo bailado, corazón.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

depende del lado qe estes en el momento qe sucede, si sos vos la perra, esta todo mas qe bien , si sos la novia, te dan ganas de ser una asesina y no dejar una mina en pie, yo en este momento y hoy por hoy me qedo siendo PERRA. vamos por 3 más en una noche.
T.L.

Anónimo dijo...

yo fui perra, y que bien q lo pasé, por dios ! ahora soy señora de su casa, y los muertos en el placard bien guardaditos.
Luli

L.P dijo...

es como dice "T.L", todo depende del lado que lo mires y que lo vivas. ser perra es mas divertido, por supuesto, pero siendo novia... sos la primera (pero no siempre la unica).
L.P.

Anónimo dijo...

Perra, pero de las peores, esa era yo.

Rocke! dijo...

La actitud es reconocible con una mirada: perras, gatos, vampiresas, lompiras (una mezcla de loba con vampira), sirenas, angelitos, de todo en el teatro de la noche, donde cada quién es una pose y una ficha de ajedrez moviéndose sugún su parecer, salud para todas ellas.

Julia Herrera dijo...

Bien, prefiero no ser perra y tener buen@s amig@s...prefiero un tipo que me quiera aunque se acueste con otras...aunque si se trata de confrontar a las perras, allí si que soy una perra y de las peores, porque tengo cara de virginal e inocente muchachita...pero a la hora de hora, les meto la daga por la espalda...y no hay hombre que las prefiera a ellas...como dicen: decente en las calles, puta en la cama...¿seré yo una de esas perras? Por cierto, las amigas no se los chupan, se dejan chupar... jajajajaja...el mito de la mujer fatal no deja de ser mito...si no hay contratos, no hay contratos, pero si los hay...habrá juicio y hasta a la Haya se puede llegar por un pleito de estos...y guerras mundiales se van a desatar...que bueno que en Honduras las perras son raras y contadas...

Anónimo dijo...

Yo soy una perra..si eso vamos..no se la voy a chupar ningún tío..pero él día que tuve una camá y no tener que hacerlo en cualquier rincón escondido de la calle o en un piso vacío..me la gozé.
Luego seguí siendo una perra..porke tan mal me han tratao los hombres que yo ahora se lo hago pasar mal a base de ignorarlos al movil..No soy ni la mejor amiga ni una fiel compañera..no soy nadie..solo en la cercanía..en la distancia no soy ná..tan solo una chateadora,relaciones peligosas..sin sentimentos verdaderos..sin apegos sinceros..normal que a las perras nunca las den su lugar..ni se quierán casar con ellas,,

Anónimo dijo...

Cuando veo una chica perra tengo que entrar en su juego para creermela. Porque sé que es un juego de seducción y no existe esa ninfomanía básica.
Me ha pasado de terminar en la cama con una ruluda y conflictuada que me partió al medio. Sus ratones eran auténticos porque dependían de sus mambos. En cambio, con las disfrazadas de lobas la actuación se disipa por ser puro semblanteo.
Lo mejor, que a veces pasa, es estar hasta las manos con tu chica y que entienda tu onda y sea bien puta en la cama. Que sea una buena compañera sin dejar de ser hembra.
Chau
Dani